martes, 14 de julio de 2009

Aquel desconcertado turista que se encuentra a un león hambriento en medio de un desiertote arena donde no hay ni un árbol. “¿Y qué hiciste?” le pregunta un amigo posteriormente. “Me subí a un árbol”, responde el turista. “Pero si no había árboles por allí”, dice el amigo. “Sí, pero, ¿qué otra cosa podría hacer?”, concluye el turista.

No hay comentarios: